domingo, 10 de septiembre de 2017

Ever-Matte Shine Proof Foundation de Becca ⎜Reseña


Yo leo Ever-Matte Shine Proof Foundation y digo: esta es la mía. Que me gusta a mí una base de maquillaje a prueba de brillos, oigan. Además, esta tenía muy buenas reseñas allá donde miraba, así que tras mirar muchos swatches por internet me decidí a pedirla a Sephora.

No es fácil comprar una base de maquillaje sin poder verla in situ. En el Sephora de mi ciudad, aunque sí tenemos mueble de BECCA esta base no la venden, por lo que tuve que intentar adivinar mi color con el Foundation Matrix de Temptalia (generalmente me funciona) y probando los tonos recomendados pero de una base con otro acabado que sí venden aquí. Por suerte en Sephora me dieron sin problemas una muestra de los dos tonos recomendados, Buff y Buttercup, pero de la base Ultimate Coverage Complexion Cream, la base de BECCA de alta cobertura. 


Finalmente me decidí por Buttercup, es el tono que más me recomendaba Temptalia y Buff lo veía demasiado claro incluso para mí, que soy bastante blanca de piel.

Lo que nos dicen de esta base es: "Un fondo de maquillaje cremoso de cobertura mediana que controla el brillo durante toda la jornada y deja un acabado mate, excepcionalmente aterciopelado...reduce la apariencia de los poros creando un efecto natural durante todo el día". Bueno, pues no.

Para empezar, yo no diría que tiene una cobertura media, para mi gusto es bastante baja. En principio puedes aplicar más capas donde lo necesites, pero yo prefiero usar corrector para eso. Ahora os explico el porqué. 

Es una base que en mi piel no acaba de asentarse bien. Me marca los poros más de lo que debería (y eso que en su descripción dice que los reduce) y hay zonas en las que parece que mi piel la escupiera, como es el caso de la frente. Por esto prefiero no aplicar más capas de base para aumentar la cobertura, si con una me queda así no quiero ni pensar si pongo más encima. En teoría es una base para pieles mixtas a grasas, pero en mi piel mixta no funciona bien. 


Y eso de que controla el brillo durante toda la jornada... pues tampoco. Es una base oil-free y tiene unos polvos ultrafinos que sirven para absorber el exceso de sebo, pero en mi piel, incluso usando una prebase matificante primero, me salen brillos igual que con cualquier otra base. Es decir, que no tiene un control de brillos especial aunque su nombre indique lo contrario. 

Otro tema es el tono elegido. En España venden 12 tonos, por lo que debería haber un color que me funcionara, sin embargo, el tono elegido es, quizá, demasiado amarillo para mi gusto. No es que me quede mal, una vez difuminado no me hace cortes ni oxida, pero sí es cierto que da un tono demasiado cetrino a mi piel y no acaba de gustarme. En esto no tienen ellos la culpa, comprar casi a ciegas es lo que tiene, porque, aunque había probado este mismo tono en otra base, no es exactamente igual al cambiar texturas y acabados.


Si tengo que decir algo bueno es que el envase me gusta mucho. Las bases en tubo de plástico creo que son muy cómodas de transportar y puedes aprovecharlas bien hasta el final, así que en esto les doy un aprobado.

¿Para quién recomiendo esta base? Pues si tienes la piel grasa y no tienes problemas de deshidratación como yo, es posible que te guste siempre que la selles bien con polvos por encima, sin embargo, si tienes los poros más marcados y falta de hidratación seguramente te pase como a mí y se quede a parches en algunas zonas.


¿Habéis probado alguna otra base de BECCA? ¿Cuál me recomendáis? 
¡Espero vuestros comentarios!


1 comentario :

  1. He empezado leyendo tu entrada con miedo a que hablaras muy bien de esta base y me terminases creando ansias...pero fijate por donde que me alegra (sin mala intencion) que des una opinion asi, porque de esta manera esta base no la voy a guardar en una wish list que cada dia es mas grande jajaj ;)

    ResponderEliminar

Design: WS